08 febrero 2010

Biblioteca entre todos, biblioteca 2.0, colaborativa...

Posiblemente este sea mi último post sobre bibliotecas: ¿Por qué? porque existe gente especializada que lo hace muy bien, como las que enlazo a continuación:

¿De qué manera se están planteando las nuevas bibliotecas?

La biblioteca 2.0 implica conveniencia para el usuario, es decir, la biblioteca le conviene, le hace fácil el uso de los servicios a gente tan ocupada como son los usuarios.

Las bibliotecas tienen que aprender mucho sobre la venta de sus propios productos, como hacen las empresas 2.0, mediante el marketing viral.

Una biblioteca en la que los profesionales son más flexibles, esto no significa solo flexibilidad al cambio, sino tambien flexibilidad para permitir que los usuarios participen de nuestros servicios y productos, porque ya se están acostumbrando a que el resto de sus vidas sea así, de autoservicio y adecuación personalizada.

Ideas del excelente blogs bibliotecarios 2.0 de Nievez Glez

Este mapa es otra muestra pero que refuerza en el mismo sentido:Imagen del blog de Judy O´Connell



Allan`s Library es un blog de Allan Cho donde comenta por ejemplo las ideas de Michael Stephens y Maria Collins en : "Web 2.0, Library 2.0, and the Hyperlinked Library":

1 Conversaciones: por ejemplo sobre los planes y procedimientos para comentarios y respuestas. La transparencia es real y personal.

2 Comunidad y Participación: Los usuarios participan en la planificación de los servicios de biblioteca, la evaluación de dichos servicios, y proponer mejoras.

3 Experiencia: Satisfactoria para el usuario, Library 2.0 está sobre el aprendizaje, descubrimiento y el entretenimiento. La prohibición de la tecnología y el estereotipo de "callar" se sustituye por un espacio de colaboración y flexible para las nuevas iniciativas y la creatividad.

4 Compartir: Proveer diversas maneras para que los usuarios puedan compartir mucho o poco según sus propios deseos, los usuarios pueden alentar a participar a través de las comunidades en línea y conectarse prácticamente con la biblioteca.

Y para terminar, la nostalgia, de mi parte con alergía, a las antiguas bibliotecas.

La biblioteca
(Roberto Juarroz)

El aire es allí diferente.
Está erizado todo por una corriente
que no viene del este o aquel texto,
sino que los enlaza a todos
como un círculo mágico.

El silencio es allí diferente.
Todo el amor reunido, todo el miedo reunido,
todo el pensar reunido, casi toda la muerte,
casi toda la vida y además todo el sueño
que pudo despejarse del árbol de la noche.

Y el sonido es allí diferente.
Hay que aprender a oírlo
como se oye una música si ningún instrumento,
algo que se desliza entre las hojas,
las imágenes, la escritura y el blanco.

Pero más allá de la memoria y los signos que la imitan,
más allá de los fantasmas y los Ángeles que copian la memoria
y desdibujan los contornos del tiempo,
que además carece de dibujo,
la biblioteca es el lugar que espera.

Tal vez sea la espera de todos los hombres,
porque también los hombres son allí diferentes.
O tal vez sea la espera de que todo lo escrito
vuelva nuevamente a escribirse,
pero de alguna otra forma, en algún otro mundo,
por alguien parecido a los hombres,
cuando los hombres ya no existan.

O tal vez sea tan solo la espera
de que todos los libros se abran de repente,
como una metafísica consigna,
para que se haga de golpe la suma de toda la lectura,
ese encuentro mayor que quizá salve al hombre.
Pero, sobre todo, la biblioteca es una espera
que va más allá de letra,
más allá del abismo.

La espera concentrada de acabar con la espera,
de ser más que la espera,
de ser más que los libros,
de ser más que la muerte.

Wizard Animation