Mostrando entradas con la etiqueta Actividades para primeros lectores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Actividades para primeros lectores. Mostrar todas las entradas

6.3.14

Cuento para iniciar a los niños en el teatro, la expresión oral y corporal.

Es un tipo de cuento progresivo, perfecto para realizarlo como teatro leído y aprovechar en desarrollar la expresión corporal de los personajes y la expresión oral del narrador, también para hacerlo al aire libre y en las escuelas de verano.

Participan 6 personajes (una abuelo, una abuela, una nieta, un gato, un perro y un ratoncito) y un/a narrador/a.

Propuestas para la actividad
Leemos el cuento,
Se eligen los personajes y estos preparan sus máscaras (o como eleborar algo representativo del personaje, que no lleve mucho tiempo).
Los otros alumnos pueden crear cuentos similares, cambiando la situación y/o aumentando los personajes.
Támbien puede ser un cuento para aulas interculturales, con el se puede introducir la cultura rusa, como para la clase de naturales al hablar de hortalizas de climas frios y que crecen bajo la tierra.


El Nabo. 
Cuento Popular Ruso
Recogido inicialmente por Alexei Tolstoy.
en el siglo XIX

Había una vez un abuelo que plantó un nabo chiquitito y le dijo:
 —Crece, crece, nabito, ¡crece dulce! Crece, crece, nabito, ¡crece fuerte!

Y el nabo creció dulce y fuerte y grande. ¡Enorme!

Un día, el abuelo fue a arrancarlo. Tiró y tiró, pero no pudo arrancarlo.

Entonces llamó a la abuela. La vieja tiró de la cintura del viejo. El abuelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarlo.

De modo que la abuela llamó a la nieta. La nieta tiró de la vieja, la abuela tiró del abuelo, el auelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarlo.

Entonces la abuela llamó al perro. El perro tiró de la nieta, la nieta tiró de la abuela, la abuela tiró del abuelo, el abuelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarlo.

Entonces el perro llamó al gato. El gato tiró del perro, el perro tiró de la nieta, la nieta tiró de la abuela, la abuela tiró del abuelo, el abuelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarlo.

Entonces el gato llamó al ratoncito. El ratoncito tiró del gato, el gato tiró del perro negro, el perro tiró de la nieta, la nieta tiró de la abuela, la abuela tiró del abuelo, el abuelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron, con todas sus fuerzas, hasta que por fin (púmbate) . . . .¡arrancaron el nabo! ¡Y qué maravilla era aquel nabo!

Más tarde, hicieron con él una rica sopa. Y hubo suficiente para el abuelo, para la abuela, para la nieta, para el perro, para el gato y para el ratoncito… ¡Y aún sobró un poquito de sopa para la persona que les acaba de contar este cuento!

Adaptación de la fuente: Blog Pazuela

1. La versión de las escuelas del bicentenario, contiene más personajes.
2. Adaptación con guión para teatro de Esther de Elejabeitia Neyra, 
3. Blog con cuento en inglés, ruso y checo. (créditos de la imagen)

12.10.09

El encanto de los Libros Pop-Up

¿Qué es un Pop-up o libros móviles?

Pop-up suele nombrarse a algo emergente, que sale. En el caso de los libros se suele aplicar a los que son tridimensionales o móviles.

En un inicio los libros móviles fueron creados para los adultos. Se cree que el primer uso de los móviles mecánicos aparecieron en un manuscrito de un libro astrológico en 1306. El místico y poeta catalán Ramon Llull, de Mallorca, utilizó un disco rotatorio o volvelle para ilustrar sus teorías...para saber más

A través de estos libros el niño empieza a intyeractuar con la historia, a familiarizarse con la respuesta inmediata. De esta manera antes de empezara leer ya interactua y deduce a partir de la historia. El libro le proporciona spistas lúdicas. Cuando lea es él el que podrá hacer a las preguntas. El niño ya habrá interiorizado que no solo leemos sino que podemos deducir, ir más allá de lo qu enos cuentan y crear nuestro propio mundo de fantasía.

¡Estos son dos muy buenos ejemplos!

Alicia en el país dela maravillas:



600 puntos negros (es el tercero de una colección)



¿y cómo se hacen?

Es semejante en alguna medida al origami debido a que las dos artes emplean papel doblado. Sin embargo, el origami tiende a centrarse en la creación de objetos, mientras que los pop-ups tienden a ser esencialmente visuales y mecánicos en su naturaleza. Este video en el Atelier de Sam Ita lo muestra perfectamente.



Enlaces a libros y creadores:

Blog de libros Pop-Up
ABC3D
Robert Sabuda
Matthew Reinhart
Free Kids Crafs
ANB, Cómo se elaboran libros pop-ups
La mar de las letras

25.7.08

Estimulando la competencia lectora desde casa

BÚSQUEDA DEL TESORO

Este popular juego refuerza en los niños la capacidad de seguir instrucciones y lo plantea de forma lúdica.

Esconde el tesoro o el premio en algún lugar dentro o fuera de casa. Escribe las instrucciones para llegar a un lugar dentro de la casa en trozos de papel individuales y escóndalos. Cada pista debe dirigir a tu hijo a otro escondite hasta que finalmente encuentre el tesoro. Por ejemplo, dirija a su hijo a la puerta del refrigerador, donde está pegada la siguiente pista, “mira detrás de la silla azul en el comedor”. La pista en la silla azul puede decir “Buen comienzo, mira debajo de tu cama”. A medida que el vocabulario aumenta, coloqua pistas más difíciles.

6.7.08

Los favoritos del bimestre

Recomendada para toda primaria

Esta dinámica busca que el profesor se retroalimente de las inquietudes de sus alumnos respecto a los libros de la biblioteca de aula.

Al final del periodo escolar, se realiza una votación sobre los libros de la biblioteca de aula que se han leído. Ese día hacemos un repaso de los libros,cada niño comenta sus experiencias, inquietudes. Luego los niños pueden hablar sobre su favorito. Después de esto se realiza la votación. Cada niño dirá por qué lo ha elegido. Y estas respuestas nos servirán para saber las preferencias de cada niño y para tenerlo en cuenta para la siguiente planificación.

Es conveniente que los libros de la biblioteca de aula no estén allí todo el año escolar. Cambiar la biblioteca de aula cada semestre o bimestres genera en los niños más expectativa y mas aún si son textos en diversos formatos y de los temas que aprenderán o que han sugerido.


Diseño de Luis San Vicente

¿De quién es esto?

Recomendada para primaria


Presentar a los niños una caja grande forrada con papel satinado o papel metálico. Dentro habrá una capa roja, una manzana, una calabaza, una aguja, una flauta, tres habas en una bolsita, etc. Preguntamos ¿de quién son esas cosas?.


Son objetos que pertenecen a los cuentos clásicos. Lo que busca esta animación es averiguar cuanto conocen los niños de estos cuentos, cuáles conocen y motivarlos a leer otros. Estos objetos pueden cambiarse aún siendo de los mismos cuentos, por ejemplo una canastita en lugar de la capa roja, una peineta en lugar de la manzana....etc.

Esta animación puede tener las siguientes variaciones:

1ero Cada niño puede coger un objeto, y contar ¿quién lo perdió y que invente cómo?

2do Se pueden ir sacando los objetos y el que adivina dice cómo se llama el cuento y lo coge.

3ero Se piensa en objetos que puedan pertenecer a más de un cuento. Como la varita mágica o el sombrero de bruja.


Ilustraciones de Victoria Ball

31.5.08

Intrusas en el cuento

Recomendada para primaria

Presentamos a los niños un grupo de cartulinas con ilustraciones de unos de los cuentos que han leído. Y nos disponemos a pedirles que nos ayuden a poner en orden las ilustraciones. La dificultad estará en que hemos colocado un 30% de imágenes de otro libro pero del mismo ilustrador. Ellos por mesas deberán distinguir las ilustraciones intrusas. Eso nos llevará a presentar otro cuento.

Con esta animación desarrollamos la concentración, atención y memoria visual. También podría darse un conjunto de ilustraciones a cada mesa para que tengan todos oportunidad de opinar.

Finalmente se conversa acerca de las ilustraciones y sus creadores. Compara las ilustraciones y eligen a su ilustrador favorito. Pueden ir a la biblioteca a buscar más libros con él trabajo de este ilustrador.

Ilustración de Jen Nightingale

14.2.08

El banquete de los cuentos

Crédito: Kepa Osoro


Motivación

Comenzaremos despertando el interés de los niños y las niñas evocando la visita a un restaurante. ¿Quién no ha estado alguna vez en un restaurante? ¿Recordáis qué es lo que había en las mesas cuando llegamos? ¿Quién nos atendió? ¿Qué nos dieron para que pudiéramos elegir nuestros platos? ¿Qué tuvieron que hacer mamá y papá antes de marcharnos?...

¿A quién le gustaría darse una buena comilona en un Lectaurante? Sí, sí, he dicho “Lectaurante”, no “restaurante” porque éste es un lugar muy muy especial al que sólo pueden acudir quienes estén dispuestos a devorar los más deliciosos, divertidos, misteriosos y bellos alimentos que se puede comer en el planeta Tierra.

¿Y sabéis cómo se llama este restaurante tan especial? Ni más ni menos que os estoy hablando del archifamosísimo Lectaurante “Cuento Contigo”, donde la comida es una aventura. Está situado en la calle del Beso, junto al Parque del Gozo.
Aquellos que quieran apuntarse que me sigan y les enseñaré el camino.

Desarrollo

1. Confección de los manteles
Aunque cuando se llega a un restaurante sobre las mesas están situados los manteles, los vasos, los platos y los cubiertos, en este restaurante nos los vamos a fabricar nosotros. Para ello, sobre las mesas iremos desplegando manteles de papel blanco; cada grupo de comensales (4/6) irá dibujando, con rotuladores o lápices de colores, sus propios vasos, platos y cubiertos. Se pueden añadir detalles personales: servilleta, panera, jarra, botella de agua y vino, florero, etc. ¡Dejemos volar la imaginación!

2. ¡Comida a la carta!
El animador y sus ayudantes (al menos 2) ofrecerán a los comensales el menú que podrán degustar. Para ello, bien se presentará un panel con un menú en tamaño A-3, bien se le dará a cada comensal una carta individual.
En las cartas estarán escritos los nombres de las colecciones de que dispongamos, no títulos de libros concretos. Los camareros irán anotando lo que desea comer cada cliente. Por ejemplo:

1er. Plato: Cuentos de Ahora en lecho de fresas silvestres.
Infantil Alfaguara a la salsa de pimienta anaranjada.
Delicias de Don y Doña sumergidas en mermelada de arándanos.
2º Plato: Renacuajos fritos en nido de abejaruco enamorado.
Suspiros Altea Benjamín con lágrimas de cocodrilo del Nilo.
Chiquicuentos con salsa tártara al caramelo.
Postre: Batido mozárabe de Minicuentos.
Cuentos Sorpresa recubiertos de regaliz.
Mousse de Cuentos Gigantes.

Para el postre se tratará de presentar aquellos libros que, por cualquier motivo, podamos considerar “especiales”: Cuentos Gigantes, Cuentos Sorpresa, Cuentos Escritos por los Niños, Cuentos Troquelados...

Si no disponemos de muchos libros de estos tipos (que suelen ser muy caros) podemos proponer a los niños y las niñas degustar un cuento entre “toda la familia” (uno por mesa), o saborear el increíble Postre de la Casa, que consistirá en la narración, por parte del animador, de un cuento especialmente atractivo: El regalo , El grillo silencioso , Tomás aprende a leer , El canto de las ballenas ...
Los camareros pasarán por las mesas con una libreta en la que anotarán lo que comerá cada comensal.

3. ¡A comer!
Los camareros irán trayendo en bandejas (preparadas previamente para dar mayor agilidad) distintos títulos de cada colección para que cada visitante elija el que más le guste de la colección que había pedido. Cuando todos tengan sobre su plato el libro escogido pasarán a degustarlo. No se trata de que nos empeñemos en que se lean el libro entero sino de que pasen un rato agradable echándole un vistazo y reproduciendo lo que habitualmente hacemos cuando vamos a comer con nuestra familia o con los amigos: les damos a probar de nuestro plato, es decir, comentamos con los niños de nuestra mesa el plato/libro que estamos comiendo.
Al cabo de un rato, cuando vemos que todavía están interesados por ese primer libro (no cuando ya están desconectados), procedemos a retirar el plato, lo cual provocará las protestas de los niños, para poder servir el segundo. Se seguirá el mismo procedimiento que con el primero. Llegado el postre, se seguirán los pasos indicados en el punto 2.

4. ¡A pagar toca!
Bueno, ahora que ya hemos disfrutado de una magnífica comida, llega lo malo porque tenemos que pagar su importe. ¡Ah!, ¿pero no tenéis dinero? Está bien, vamos a hacer un trato: vosotros me pagaréis de dos maneras, escribid en estos dos cartones los datos que os explico a continuación:

 Los libros que más me han gustado del Banquete de los Cuentos.
Indicad los tres libros que más os han gustado de esta actividad.
 ¿Qué menú lector prepararía para mis amigos?
Ahora podéis escribir los títulos de vuestros tres libros favoritos. Pueden ser de los que habéis leído en casa, en la biblioteca del cole, o alguno que os hayan contado los papis, los abuelos o el maestro.

Recogeremos los dos cartones con la promesa de devolvérselos cuanto antes porque querrán conservarlos (si el diseño que hemos hecho de ellos es atractivo). Estos materiales nos permitirán comprobar qué libros del Banquete han sido aceptados o rechazados y cuáles otros son del interés de los niños, de cara a futuras adquisiciones o solicitudes de préstamo a las bibliotecas públicas.

Conclusiones

Esta propuesta didáctica tiene sobre todo sentido si se ayuda a los niños a tomarla no sólo como un juego sino también como un punto de inicio de un personal y apasionante itinerario de lecturas. Por eso es fundamental que sepamos dejarles con las ganas, hacerles quedarse “con hambre”, a lo largo de la estrategia. Cuando están más interesados por un libro, se lo retiramos. Así tendrán auténtica “necesidad” de volver a la biblioteca en busca de ese volumen y, de paso descubrirán otros.
Otro aspecto decisivo es la selección de los libros que introduciremos en el banquete. En ella nos jugamos mucho porque -como todo buen empresario de hostelería- si queremos que los niños vuelvan a nuestro establecimiento (la biblioteca) no podemos defraudarles sino, muy al contrario, impactarles y causarles una grata impresión (¡el bibliotecario se los tiene que ganar con habilidad y, sobre todo, ternura!).